Diario del detente de Lola

Un usuario de un amuleto de Laura Alba

clip_image0025 de jul – hoy estoy de remojo con el detente que Laura quiere poner a prueba en mi persona. Me lo obsequió con todo y cargador. Haz de cuenta el inalámbrico que hay que montar en su base si quieres que funcione: mi detente (una etiqueta de ropa en la que luce una dama de flotante cabellera) se retira a descansar por las noches al interior de una bolsita hecha a su vez con el papel-plástico de una bolsa de café (muy a tono con mi Café-Restaurant). Al día siguiente, de vuelta a la sede de las tentaciones, mi bolsa, esta bien cargado para salirle al encuentro a cuanto gasto precipitado se presente. Debo decir que no es la primera vez que soy objeto de este tipo de protección. Cuándo éramos niñas, mi hermana y yo usábamos un escapulario especial para infantes, con imágenes mini mini. Aun lo conservo. Se lo presumí a Laura, quien procedió a inmortalizarlo con su cámara. Ver a la derecha.

clip_image0049 de jul – día de tianquis en la Comercial. Ya no tenemos nada. Por la mañana le destiné un tiempo a las compras semanales para la casa y el Café. Como quien no quiere la cosa, hice un alto en los anaqueles rebosantes de moldecitos para panqués. La oferta no tiene fin. Las formas se renuevan constantemente: cuadrados, lunas, estrellas…es un zafarrancho para la vista. Pero es un hecho que la gente quiere lo nuevo. Una se quiere actualizar, pro no es para tanto. Ahora les dicen cup-cakes (léase “cop queics”).Eso es gringo. Una moda como tantas. Ademas del pastel una clienta quiso festejar su cumple con un buen pedido de panqués-cup-cakes con los moldes que compré recientemente. Pero en esta ocasión creo que el detente me contuvo. Clientas! Espérense: no compraré ni uno mas.

clip_image00613 de jul – Nos faltaron verduras para la sopa y se acabó el polvo de hornear. Tuve que ir de volada al super. Parece que Mary esta sintonizada con el detente, pues antes de salir me advirtió que no se me pasara de comprar tanta fruta en oferta. Dicho y hecho: pasé de largo. Y mira que tanto la fruta como las ofertas estaban suculentas. Mañana es día de tango. Tuve que darme una vuelta a Liverpool por una crema y estuve en un tris de comprarme unos zapatos despampanantes de raso color sangre para la bailada. Hasta los probé con unos pasitos. De buena altura pero de lo mas cómodos…y caritos. Finalmente, sin que fuera un No! Tajante y rotundo, me pude contener. Por la noche, metí con agradecimiento el detente en su bolsita color granate

clip_image00817 de jul – Fui con Laura a Miguel a comprar pegamento para tela, pues el que tengo creo que ya esta muy viejo. Quería mostrárselo pues ahorra muchas costuras, sin manchar. Ella sí que no necesita ningún detente, aunque tenga la patente. Dijo que estaba bien saberlo, pero que por el momento no. Pero qué crees? El pecado se adueñó de mi bolsillo. Había unos chaquirones de lo mas novedoso y compré de varios colores y sabores. Ni modo, este detente no esta a prueba de chaquirones rayados y con luces. Y verás, me van a inspirar unas pulseras super, ya tengo la tela per fecta para combinarlos. Luego nos seguimos a Galerías. Las obras del metro en Félix Cuevas (única línea construida en el sexenio) estan llegando a su fin, asi como el terregal, el ruido y, sobre todo, las calles clausuradas y las desviaciones. Al fin podremos disfrutarlo. De puro gusto, haremos un paseo de terminal a terminal. El detente esta de acuerdo pues durante los primeros días, será gratis. El recorrido de las tiendas fue una tortura pues a cual mas compiten por mejorar gangas.

clip_image010 clip_image012clip_image014 La prueba suprema se dio en Radio Shack Ya me había comentado mi sobrino de las linduras electrónicas de hoy en día. Aun asi, no estaba preparada para el recorrido que se empeñó en darnos el buen vendedor que nos detectó husmeando. El I Pad o sea las tabletas, se han reproducido en otras marcas como si fueran conejos. Había smart T.V.s hasta de unos $40,000, pantallas planas descomunales, que reconocen la voz, el movimiento corporal para hacer cualquier cambio, que sirven para navegar en Internet. Televisioncitas portátiles de alta definición. Cámaras digitales capaces de n monerías. Teléfonos digitales que se creen computadoras. Libros Kinle. Bocinas chistosas como personajes de caricatura. Juegos de video que se manejan con el puro movimiento corporal. En fin, podría decir que mi detente y el que tiene Laura en su chip quedaron agotados, pero la verdad los gadgets me marean. No asi la variedad de estambres, hilazas, cintas y demas que ofrece “Crochet” a la vuelta. Aun con esos precios estratosféricos, dan tentación de la buena. Armada con mi detente, los estuve viendo y gozando con Laura, sin arriesgar el menor despilfarro. Es un buen invento este detente, de verdad útil, aunque no sea 100% efectivo.

Your turn / Su turno

Your email address will not be published.